El ministro de Exteriores de Bolivia, Diego Pary, con el helicóptero con el que Evo Morales sufrió su incidente.
NOTICIAS

Bolivia profundiza su crisis mientras la OEA prosigue la auditoría electoral con presencia de España

21views
El ministro de Exteriores de Bolivia, Diego Pary, con el helicóptero con el que Evo Morales sufrió su incidente.

“Tuvimos un incidente con el helicóptero que será debidamente investigado. Gracias a dios, la pachamama y nuestros achachilas (espíritus) nos encontramos bien y nadie resultó lastimado”. Así explicó Evo Morales el susto sufrido ayer tras el aterrizaje de emergencia del aparato presidencial, debido a un desperfecto mecánico, calificado como “atentado” desde filas gubernamentales más radicales.

Un incidente que se suma a la tensión política y social que sacude a Bolivia. Más allá del origen del desperfecto mecánico, la realidad es que Evo Morales tampoco tiene bajo control la crisis política y social provocada por su reelección hasta 2025. La tensión crece sin parar desde que la oposición denunciara hace 17 días el supuesto fraude electoral. Cada día más profunda y más radicalizada, lo que confirma que el país andino está partido en dos: por un lado los seguidores del líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), más indígenas, rurales y andinos; y por el otro opositores, sectores de clase media, estudiantes y la llamada Media Luna, con la poderosa región de Santa Cruz al frente. Todos ellos firmes en sus posiciones.

Protestas y enfrentamientos se suceden mientras la Organización de Estados Americanos (OEA) lleva a cabo una auditoría con la participación de España y de Carmelo Angulo, ex presidente de Unicef España y profundo conocedor de la realidad latinoamericana. La gran pregunta es si la OEA dará por bueno el resultado oficial, que otorga a Morales (47,08% de los votos), ventaja mínima por encima del listón necesario del 10% sobre Carlos Mesa (36,51%). La oposición no se ha sumado a la auditoría porque no fue consensuada con ellos.

La comunidad internacional ha apostado por resolver de este forma el conflicto, aunque en la región predomina la idea de que se lleve a cabo la segunda vuelta electoral, prevista en principio para diciembre. Morales cuenta con los apoyos del venezolano Nicolás Maduro, del cubano Miguel Díaz-Canel y del mexicano Andrés Manuel López Obrador, además de la felicitación enviada desde Moscú por Vladimir Putin.

“Si uno está seguro de que había fraude, estarían felices de llevar a los organismos internacionales estas pruebas”, reprochó Morales a la oposición hoy durante una masiva concentración de mineros y organizaciones sociales en La Paz.

Todo lo contrario piensa Mesa, quien insistió en que “Evo debe salir del gobierno y debe salir mediante el voto, es decir con nuevas elecciones. No debe quedar duda de nuestra posición”. Mesa se ha visto superado en los últimos días por el bloque más radical de la oposición, liderado por el derechista Luis Fernando Camacho, presidente del Comité Cívico de Santa Cruz. Estos apuestan por la renuncia del presidente, incluso le dieron un ultimátum de 48 horas ya cumplido, mientras que Mesa y su Comunidad Ciudadana insisten en la necesaria competencia electoral.

Camacho fue víctima hoy de la ira de los oficialistas al intentar dirigirse desde el aeropuerto de El Alto de La Paz hasta el palacio presidencial. Cientos de seguidores de Evo, armados con palos, tomaron las instalaciones aeronáuticas al grito de “¡Camacho, maricón!”, provocando que la Fuerza Pública instara al líder rebelde a regresar en avión a Santa Cruz. “Me sacaron con mentiras, demuestra que el presidente me tiene miedo”, declaró el líder cívico tras aterrizar en su ciudad.

Con la toma del aeropuerto, las fuerzas del MAS no sólo pretendían impedir que Camacho bajara a la capital, también querían su captura para “hablar de sus actos racistas”. Así lo reconoció Freddy Huanca, dirigente de los “ponchos rojos” (brigadas oficialistas de choque), quien confesó que iban a trasladar al opositor hasta su región en los Andes.

Dos personas ya han muerto por disparos de oficialistas y las peleas se suceden en distintos puntos de un país a media marcha por la declarada “resistencia civil”. Los bloqueos mantienen cerradas dos fronteras y algunas entidades públicas fueron rodeadas por manifestantes. Incluso el partido de fútbol entre las selecciones local y la de Panamá fue suspendido por las protestas. Tampoco se disputará el encuentro programado contra Chile.

Una escalada que también castiga las arcas del país (se calcula que ya se han perdido 144 millones de euros) y los bolsillos de los ciudadanos: el Gobierno anunció hoy que no podrá pagar el “bono dignidad” para los más mayores ni las pensiones para los jubilados.

Fuente: Bolivia profundiza su crisis mientras la OEA prosigue la auditoría electoral con presencia de España

Leave a Response

1
Hola en que le podemos ayudar?
Powered by